Está científicamente comprobado que “el baño forestal” mejora la salud. Japón lazó un programa nacional de salud de “Shinrin-yoku” en 1982.

Shinrin-yoku significa: Pasar más tiempo alrededor de los árboles, sin correr ni entrenar, sólo contemplación tranquila cerca de los árboles.

 

 

Japón ha estado estudiando los efectos físicos y psicológicos del “baño forestal”, ya que no se trata sólo de aire fresco pues los árboles emiten unos aceites llamados phytoncides como auto-protección contra gérmenes e insectos que ayudan a nuestro sistema inmunológico. Los baños forestales sirven para bajar nuestra presión arterial, los latidos de nuestro corazón y reducir las hormonas del estrés; también son un buen tratamiento para la depresión y para aumentar la energía.

 

 

En definitiva, el contacto regular con la naturaleza realmente mejora nuestro bienestar y es un bálsamo para aquellos que quieren escapar de la bulliciosa ciudad y darse un descanso de la tecnología.

Adquiere tu lote de terreno con todos los servicios en la urbanización más prestigiosa de Puerto Quito y disfruta de sus bondades al rodearte de hermosa y sanadora naturaleza y con un clima subtropical increíble.

¡AGENDA TU CITA!