Las casas prefabricadas tienen ya una antigüedad de casi dos siglos, pero en los últimos años han despertado mucha curiosidad por las ventajas que nos ofrecen.

Existe una idea errada de que no son tan cómodas como las tradicionales, nada más lejos de la realidad, ya que sus materiales son totalmente ecológicos, de máxima calidad y el periodo de construcción es mucho más sencillo y corto.

P.A.T.H

El artista francés Philippe Starck y la constructora Riko desarrollaron una tipología de casas prefabricadas con fachadas acristaladas y rodeada de vegetación, que llamaron P.A.T.H. (Prefabricated Accessible Technology Home). Se trata de una casa sostenible gracias a la instalación de turbinas energéticas en la cubierta. El periodo de construcción es muy sencillo y rápido, solamente 6 meses.

Hidden Valley

Es una casa de vacaciones diseñada por el estudio Marmol Radziner. El principal objetivo fue adaptar la vivienda al espacio abierto, rodeada de acantilados y formaciones rocosas.
A la hora de elegir los materiales se optaron por los más resistentes y ecológicos. La vivienda consta de cinco módulos donde se encuentran la sala de estar, cocina, dos dormitorios y dos baños. El resultado es una combinación perfecta entre los espacios interiores y los exteriores.

House before House

Diseñada por el estudio japonés Sou Fujimoto Architects, esta casa se compone por 10 contenedores de metal blanco. Los diferentes módulos que conforman los espacios interiores y exteriores están comunicados por escaleras. El proyecto destaca por la estrecha relación de la casa con el entorno.

La casa giratoria

El arquitecto Patrick Marsilli desarrolló un nuevo concepto de vivienda bioclimática: Domespace. Su diseño con forma esférica busca la captación de la luz durante todo el día y la plataforma giratoria en la que están enclavados permite obtener el máximo provecho de la energía solar. El ahorro de energía y la construcción con materiales sostenibles y funcionales son algunas de las grandes características de esta original creación.