4 Alimentos fáciles de cultivar y sus potentes beneficios.

Cultivar un huerto en tu casa puede ser más fácil de lo que tal vez te habías imaginado. De hecho, cada vez son más las personas en el mundo que deciden plantar sus propias verduras y hortalizas. Efectivamente, además de los beneficios asociados a la jardinería – tanto físicos como mentales –  cultivar tu propio huerto puede ayudarte a comer más sano y gastar menos dinero.

Tomates

Es uno de los alimentos más fáciles de cultivar y suele ser habitual entre quienes se inician en la aventura de crear un huerto casero.

Sus ventajas para la salud radican en las altas cantidades de nutrientes, como potasio y fósforo, así como antioxidantes y vitaminas A, C y E. Beneficia al organismo, previniendo enfermedades crónicas, como problemas de corazón, diabetes o cáncer.

Los expertos aconsejan cultivar la planta en un lugar con luz abundante y regarla en pequeñas cantidades, un par de veces por semana.

Zanahorias

Otra de las hortalizas más fáciles de cultivar, y con altas propiedades nutritivas, es la zanahoria.

Las zanahorias son ricas en vitamina A, antioxidantes y fibra dietética. Es buena para la vista, además, si se come cruda fortalece los dientes y las encías.

También ayuda a combatir el estreñimiento y vigoriza las mentes cansadas.

En este caso, lo más importante es mantener la humedad de la tierra, aunque una vez comienzan a crecer pueden distanciarse más los riegos. Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad.

Espinacas

Es un alimento muy aconsejable por su alto nivel nutritivo, tiene muchas propiedades y es un potente antiinflamatorio. Tiene beneficios neurológicos y ayuda a regular la presión arterial y a mejorar el metabolismo.

En el caso de las espinacas, se pueden cultivar en pequeños huertos, separadas por unos 30 centímetros de distancia entre sí, o esparciendo las semillas en maceteros.

Prefiere los suelos ricos y húmedos, aunque puede crecer en cualquier tipo de suelo, siempre que este tenga suficiente materia orgánica.

Pimientos

Los pimientos -verdes, rojos y amarillos rojos- contienen nutrientes como el folato, tiamina y manganeso, y son ricos en fibra y en vitaminas C y B6.

También contienen una sustancia que se llama capsaicina, con efectos analgésicos.

Para cultivarlos necesitas disponer de un terreno soleado, plantando las semillas a una distancia de entre 40 y 50 centímetros y manteniendo un riego constante.